7 Formas de saber si tu contratista se aprovecha de ti.


No vamos a hablar de una tipología de proyecto específica, estas señales te ayudarán en cualquier proyecto constructivo que emprendas, son una patología que puede acabar con la salud de tu proyecto y la tuya.


1. No tener la información completa de con quien estás trabajando, es casi un chiste que muchas personas conocen a su contratista por un apodo o el apellido y nada más. No verificaron sus recomendaciones ni investigaron sobre su experiencia, y esto no ocurre solo con contratistas o maestros de obra, lastimosamente existen personas que se presentan con un perfil profesional que no existe, no son arquitectos, ni ingenieros y por ende no cuentan con ninguna responsabilidad en el Colegio Federado. Así que asegúrate siempre verificar credenciales y averiguar los datos completos de la persona a la que le están brindando tu confianza. Si no consideras esto puede que si tienes problemas no sepas como ubicarlo y responsabilizarlo.


2. Se comprometen contigo sin saber de qué se trata nada, tal vez tienes ya tu diseño soñado, pero encuentras a un mal ejecutor cuando te dan presupuestos y tiempos, sin conocer la información necesaria con la que ya cuentas, es clásico que te lleguen con pala y pico a trabajar, pero ni idea de como iniciar y entonces piénsalo, menos van a saber como acabar. También puede darse el caso de que te inicien un diseño sin saber nada de tus necesidades y requerimientos, no se hacen estudios preliminares ni técnicos y te dan solo unos dibujitos que no cumplen tus expectativas y no generan ninguna retroalimentación, y como ya sabrás por qué si lees esto te gusta informarte los profesionales tomamos nuestro tiempo para conocerte a ti y en donde vamos a diseñar y trabajar, para brindarte un proyecto construible sin sorpresas y no solo un dibujito que lo aguanta literalmente solo el papel. Un inicio no es garantía de un final, a veces ni siquiera de un mal final. Por eso recuerda

"Si fallas en planear, estás planeando fallar”
Benjamin Franklin.


3. Si no te dan información del tiempo de ejecución, no son claros con los alcances ni con la calidad de lo que están haciendo y lo clásico se quedan pensando cuando preguntas los tiempos de entrega y te dicen lo primero que se le ocurre sin justificación de porque están durando más o menos eso indica que existe un desconocimiento general que te va a costar solo a ti. Ni que decirte "el tiempo es dinero" obvio que en construcción aplica, pero no es literal, si te identificas con este problema, considera, más rápido no siempre es mejor, si se tarda una actividad programada más de lo que debería cuestiona las razones, pero ten en cuenta que pueden ser viables, los contratiempos existen. Ahora si esto es cosa de todos los días y no se logra avance, pon una fecha y una meta. Si no lo haces, tu banco lo hará por ti y perderás más. Y si no tienes financiamiento y trabajas con tus ahorros perderás aún más.


4. No contestan de forma puntual o no te dan informes, tienes dudas sobre los métodos, los procesos y la forma de ejecución de las actividades, y además ves en la obra problemas o fallas que generan duda de la calidad de lo realizado y ni siquiera sabes si traerán consecuencias, funcionales, estéticas o de seguridad y cada vez que cuestionas esos resultados no tienes respuestas, te evaden o te dicen que se solucionará al final, si es así enciende todas tus alarmas, tu inversión está siendo mal utilizada. Por lo que es mejor pedirle al profesional cuentas de manera escrita mediante informes, se podrían estar generando lo que llamamos “vicios ocultos”. Por lo que si no tienes respuestas de tu contratista y profesional de forma seria y directa, no dudes en buscar una visita técnica de otro profesional para una segunda opinión.


5. Excesos en los gastos, material desperdiciado y exceso o falta de personal de mano de obra. Un consultor profesional o un contratista con experiencia no debe estar solicitando material a gusto y paciencia, pues se organizará para solicitar lo necesario según establezca etapas de avance, así mismo tendrá las cantidades adecuadas y disminuirá el desperdicio, si cada vez que llegas al proyecto el desorden reina y te encuentras materiales e insumos, puestos en cualquier parte, puedes estar seguro de que muchos se perderán o dañaran. ¿Ya sabes quien pagara para reponerlos?. Otro aspecto fundamental es ver falta de personal o excesos, cuando esto pasa, es un claro indicativo de que no se tiene control de lo que sucede y se avanza a golpe de tambor, el personal en el proyecto se debe adaptar al espacio y la dificultad de la labor que se realice, por lo que se deben tener claros los frentes de trabajo, este tema puntual da para otro artículo, lo que debes saber por el momento es que el número de personas trabajando debe ser lo más constante posible y no cambiar de persona sin sentido, el equipo de trabajo sufrirá variaciones, en algunos momentos necesitaremos personal más especializado, en otras no tanto, se tenderán a especializar según el avance, pero si se hace un correcto balance de frentes de trabajo y cada quien realiza la labor encargada todo marchara bien y no deberías ver cambios repentinos de personas dentro de los equipos de trabajo en número ni en capacidad.


6. No es normal que el profesional responsable de la obra se desaparezca, puede que lo hayas visto un par de veces durante el proceso de permisos y estuviera el día de inicio de obra, pero si no lo ves en el proyecto por lo menos 1 vez a la semana no está bien, para empezar porque es lo mínimo que se solicita por ley, y además se necesita de su conocimiento para la correcta ejecución y la implementación de buenas prácticas constructivas, y si fue quien realizo el diseño nadie lo conocerá mejor que él. Su presencia activa en el proceso constructivo es fundamental para llegar a buen puerto, pues realizar la dirección técnica y solicitar inspecciones y se hace necesario, así se evitaran los vicios ocultos de un proyecto y mitigaran los imprevistos y errores. Ya lo sabes la periodicidad en la inspección y dirección es una garantía para ti y si el proyecto termina siendo supervisado por nadie, justamente nadie se responsabilizará de todos los problemas que implica la desatención del proceso. Los cambios de personal constante son un claro indicativo que el equipo no funciona y el trabajo no se desempeña bien, esto nos lleva al último punto.


7. Cambiar de profesional, es de lo peor que puede pasar, tomar esta decisión no solucionará nada de lo que ya se ha hecho, he implicara una inversión económica mayor, ya tu presupuesto no tendrá valor, habrás perdido tiempo y dinero, y no existirá ningún control de las 4 líneas base que con frecuencia mencionamos (tiempo, alcance, costo, calidad) un profesional serio y responsable no va a hacerse cargo de lo que alguien más hizo mal, no te puede garantizar cuando durará corrigiendo cosas, algunas incluso no se descubrirán muy tarde y serán problemáticas, su alcance no será el mismo pues no tendrá certeza de muchas cosas sin realizar pruebas en algunos casos destructivas, por lo mismo el costo y la calidad esperada en un inicio no cubrirá tus expectativas, y él nunca te podrán ofrecer garantía de entrega completa. Cuando alguien más acepta terminar una obra inconclusa o abandonada, debe ser claro de estos aspectos y muchos más que forma solo la experiencia.


Si te identificas con alguna de estas señales toma nuestros consejos y las medidas del caso, cuando contratas, se hace un convenio de transparencia y confianza que debe ser mutuo, lo que evitará que se generen estos problemas, por lo que la comunicación asertiva es fundamental, si desde un inicio no tienes una buena comunicación con la persona que será el constructor de un sueño, es muy probable que termines en una pesadilla que dure años y con la que convivas cada vez que abres una puerta o apagues una luz. Busca siempre estar respaldado con documentación seria y que te pidan la autorización en los muchos cambios que se pueden dar en un proyecto tan importante para ti.


#dudas #señales #Ejecución

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo